Escrito

Como un domingo, como la lluvia

Por Mayra Carrera
Twitter: @Advanita

Era sábado por la tarde cuando me puse a ver por la ventana. En esta época de calor irónicamente llovía y el aire estaba fresco; vi como el árbol se movía al compás del implacable clima.

Tenía el corazón roto, estaba parada en la sala de la que pronto dejaría de ser mi casa, unos cuantos pasos y estaría fuera de ella para siempre.

Tantos años aquí, padeciendo. Tantos años aquí llorando por un cambio que jamás se dio. Tantos años esperando por quien no volverá.

Es difícil dejar estas paredes que saben todo de mí: mis desdichas, mis risas, mi embriaguez, mi todo. Es difícil dejar el corazón aquí, llevo tres días llorando, con el miedo en el pecho. Desbordándose. Me he quebrado, como tantas veces, pero ahora sí nada podrá repararme.

Pienso en ese paso que tengo que dar, es como estar pisando carbón ardiente y que me espere un campo verde fresco lleno de flores. Pero resulta que pisar carbón se convirtió en mi zona de confort; me acostumbré al dolor y ahora es difícil dejarlo.

Me acostumbré a todo lo malo, amé el dolor y siento que no existe otra cosa más allá de estas cuatro paredes en las que he vivido encerrada por 15 años. Las toco. Las acaricio. De a poco.

No puedo dejarlas.

Cayó la noche por la ventana, salí a tomar aire, me asfixiaba el dolor y las lágrimas y la tristeza y la ausencia. Tanta ausencia. Ya era la madrugada del domingo, las gotas de lluvia se posaron lentamente en mis hombros, como acariciándome, como abrazándome, como diciendo que todo estará bien. Era domingo y era la lluvia cayendo sobre mí suavemente lo que me reconfortó.

La lluvia se llevó mis lágrimas.

El domingo mi dolor, al menos por ese instante.

Dejé de sentir dolor, ese día, ese momento.

Creo que a veces la felicidad viene disfraza de domingo, y de lluvia.

Sí, como un domingo, como la lluvia.

Entrada anterior

Velo

Siguiente entrada

Sin candados

Imagen Medica

Imagen Medica

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *