Cine

No sé si cortarme las venas o dejármelas largas

Por Karen Cervantes

Twitter: @karencitoww

 

 

No_s_si_cortarme_las_venas_o_dej_rmelas_largas-123212022-largeGénero: Drama/Comedia

 

Director: Manolo Caro

 

Reparto: Ludwika Paleta, Raúl Méndez, Luis Gerardo Méndez, Zuria Vega, Luis Ernesto Franco.

 

País y año: México, 2013.

 

Duración: 126 minutos.

 

Clasificación: B

 

Opinión: Magnánima – Buena – Entretenida – No estuvo tan mal – No tuve opción

 


La historia narra la vida de cinco personas: el matrimonio aparentemente feliz de  Nora (Ludwika Paleta) y Aarón (Raúl Méndez), los fracasos laborales de Julia (Zuria Vega) y la homosexualidad oculta de Lucas (Luis Gerardo Méndez). Todos viven en el mismo edificio, pero nunca han tenido una buena comunicación entre ellos hasta que llega a sus vidas Félix (Luis Ernesto Franco), un futbolista joven que tuvo que retirarse a causa de una fuerte lesión en la pierna. Con la llegada de Félix se destaparán muchos secretos y situaciones complicadas que tendrán que superar.

Esta película no hace mas que plasmar un poco de la complejidad de las relaciones humanas hoy en día. Fue escrita y dirigida por el joven mexicano Manolo Caro y hace un par de años fue una obra de teatro muy exitosa. Los protagonistas de la película son el elenco original de la obra.

Una comedia muy digerible y ligera que cuenta con un elenco pequeño pero suficiente y cumplidor. Uno de los puntos más importantes de la trama es la aparición de Félix, pues este es un personaje que da pie a que se desarrollen los conflictos en la historia.

Tiene una fotografía de interiores muy buena y aprovechan muy bien los espacios y las escenografías, que, me parece, complementan el ritmo de la película.

Trata temas fuertes como la homosexualidad, depresión, infidelidad, fracaso y desamor, emociones y tópicos muy bien manejados por medio del canal del humor, pero siempre llevando a una reflexión.

De la obra teatral recuperan las mejores frases, aunque hay algunas un poco sobreactuadas y exageradas.

La historia es sólida y muy bien pensada, conforme pasan los minutos cada personaje va fortaleciéndose y sacando a flote muchos clichés de la vida cotidiana por medio de situaciones cómicas.

Paralelamente, hay momentos en la historia en la que cada uno de los personajes habla un poco sobre su vida, pasado, sentimientos y situaciones que los marcaron y eso ayuda mucho al espectador a entenderlos mejor y comprender las razones de su actuar.

Como buena película mexicana, no podíamos dejar de lado el humor negro, desnudos y un vocabulario esculpido y bastante floreado.

Hay que ir con la mente abierta, pues hay escenas fuertes y, sobre todo, darle la oportunidad al cine y talento mexicano.  Vale mucho la pena y con esta comedia pasarán un buen momento de risas.

 

 

Lo que jamás pasó desapercibido:

     – La secretaria está genial.

     – El cuerpazo/tatuajes de Luis Ernesto Franco.

     – La uniceja de Raúl Méndez.

     – El cliché de esposa desesperada.

Entrada anterior

8 horas

Siguiente entrada

Eduardo Barrera Romero, el nuevo traidor

Imagen Medica

Imagen Medica

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *