Reportajes

SAMIH: transa de Ahued Ortega y Mancera Espinosa

Primera parte
Valentín Cardona
19 de febrero de 2014

mancera-ahued

La implantación y puesta en operación de un “Sistema de Administración Médica e Información Hospitalaria (SAMIH)”, con Expediente Clínico Electrónico (ECE) “incluido”, en la Secretaría de Salud del Distrito Federal (SEDESA), ha servido al jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera Espinosa y a su secretario de Salud, José Armando Ahued Ortega, para promoverse a diestra y siniestra en el país como vanguardistas e innovadores en materia de salud.

Nada más alejado de la realidad. Al contrario, el berrinche SAMIH arrastra en sí una estela de incoherencias, imprecisiones y falta de planeación, factores perfectos que conjugados abren paso a la corrupción y a la impunidad. A la fecha, el SAMIH debería estar operando casi en un 80 por ciento; en la realidad, el avance no llega siquiera al 15 por ciento, confían al autor personal administrativo de distintos hospitales, supuestamente beneficiarios del sistema.

En los hechos, el SAMIH fue concebido como un mero esquema propagandístico y electorero, sería una especie de experimento, que se transformó de repente en “proyecto estrella” de Mancera y Ahued en la SEDESA y para todo el Gobierno del Distrito Federal (GDF). Solo que el costo publicitario podría superar los 400 millones de pesos y terminar convertido en una transa más de Mancera y Ahued en perjuicio de las finanzas de la capital y en un frío derroche de recursos públicos a pesar del detrimento cada día mayor de la calidad de la atención en la red hospitalaria del DF, la falta de insumos, medicamentos, equipo y personal.

Mancera y Ahued escogieron como parte del enjuague al poderoso Carlos Slim, mediante su empresa estrella Teléfonos de México. Telmex a su vez se “asoció” con Everis, “una consultora multinacional que ofrece soluciones de negocio, estrategia, desarrollo y mantenimiento de aplicaciones tecnológicas, y outsourcing”, según su página de Internet.

El reparto multimillonario se hizo mediante el procedimiento de Licitación Pública Nacional Presencial número LA-909014968-N01-2013, y se selló a través del contrato DA-SEDESA-01-2013, vigente de diciembre de 2013 a diciembre de 2015. Según el contrato, “las partes” establecieron que el GDF pagaría al proveedor un monto de prácticamente 230 millones de pesos.

El contrato también estableció que el GDF aceptaría “entregas parciales” y se estableció al mismo tiempo una forma de pago en parcialidades fijas, sin importar otra condición. Así las cosas y a pesar de pocos avances, el GDF pagó a Everis-Telmex unos 125 millones en 2014; del 1 de enero al 1 de marzo de 2015, el GDF habrá pagado otros 53 millones, lo que representaría el pago del 75 por ciento del total contratado, contra un 15 por ciento de cumplimiento real en el contrato.

Valemadrismo y vicios ocultos

A pesar de que la entrega de recursos públicos de parte del GDF a Telmex-Everis sigue incesante, los resultados son poco prometedores. De acuerdo a la información obtenida por Imagen Médica, una vez que se firmó el contrato, autoridades de SEDESA y del GDF “se dieron cuenta” que no tenían la mínima idea de lo que habían hecho, pues carecían en su totalidad de la infraestructura que requería el tramposo proyecto SAMIH para entrar en operación.

“Es como construir una casa sin cimientos”, dice una fuente entrevistada al autor. “Pasaron varios meses en total valemadrismo y ahora estamos pagando las consecuencias”, asegura.

Y es que una vez firmado el contrato, los proveedores Telmex-Everis comenzaron a exigir a Ahued Ortega y a Mancera Espinosa los requerimientos mínimos para comenzar el proyecto contratado, pues realmente no existía nada para que se iniciara. Telmex-Everis sabían que existían infinidad de vicios ocultos en la licitación y por eso le entraron.

El letargo de Miguel Ángel Mancera llegó a tal grado, que seis meses después de iniciado el proyecto, los proveedores se vieron en la necesidad de fijar sedes alternas para la ubicación de los servidores que servirían de base al fantástico SAMIH, al tiempo que, de forma desesperada, el GDF comenzó a tirar palos de ciego y contratar servicios de reparación de antenas de transmisión de datos, licitaciones al vapor de computadoras, impresoras y accesorios necesarios para el funcionamiento del sistema, lo que en realidad ha aumentado el costo del proyecto SAMIH hasta casi el doble.

“Pero eso sí -asegura nuestra fuente-, dos o tres veces Ahued Ortega y Mancera Espinosa han convocado a los medios a acudir a hospitales en donde supuestamente ya se instaló el SAMIH de manera satisfactoria, pero es una mentira, un valemadrismo –repite-, se contrató un servicio para 31 hospitales de la red de SEDESA y quieren vernos la cara de pendejos con supuestas entregas parciales en medio de faramallas publicitarias”, remata. En tiempos electorales, Mancera está desbordado.

En países con un gobierno serio, las obras o servicios que se contratan a menudo son “inauguradas” por los gobernantes que las anunciaron o prometieron, pero en el caso de México, a los gobernantes les encanta “inaugurar” obras o servicios a medias, incluso, obras que nunca se terminan o terminaron, es el caso de Ahued Ortega y de Mancera Espinosa. Son la copia burda y vulgar del estilo Peña Nieto de gobernar.

Como remate, Imagen Médica pudo constatar que la supuesta “capacitación” al personal de  los pocos hospitales en donde el SAMIH se ha “instaurado con éxito”, ha sido un fiasco rotundo, pues en “visitas a la carrera”, los proveedores “han tratado de capacitar nada más para cumplir un requisito del enmañado contrato”.

Entre transas te veas

La explosión de una pipa de gas de la empresa Gas Nieto en el Hospital Materno Infantil de Cuajimalpa perteneciente a la red de SEDESA, dejó al descubierto la compleja red de corrupción al interior de la SEDESA y del GDF. Ese era un hospital construido en un 80 por ciento de tablaroca y de pésima calidad y en el que no funcionaron los procedimientos básicos de protección civil. El concepto de “hospital seguro” que tanto le gusta promocionar a Ahued Ortega y a Mancera Espinosa en medios nacionales e internacionales, quedó también sepultado. De manera “picuda” Mancera Espinosa hizo desplegar una intensa e inmensa campaña publicitaria en donde los héroes del rescate fueron policías y ciudadanos, la frase “solidaridad de los mexicanos” se explotó hasta el cansancio.

A Ahued Ortega y Mancera Espinosa les urgía un distractor de la tragedia, de los muertos en medio de escenas dramáticas de angustia y de terror para disfrazar lo que en el fondo era más que evidente. Hasta ahora, la estrategia les funcionó de manera aparente, pues nadie acusa el evidente estado de las instalaciones y a pesar del gasto que se ejerce para tratar de mantener los hospitales “seguros”.

El medio de comunicación Sin Embargo publicó: “El médico anestesiólogo Agustín Herrera, quien se encontraba de guardia a la hora de la explosión, narró a que llevaban cerca de 10 minutos percibiendo un olor a gas. Vio cómo el humo empezó a entrar al hospital. Dijo que como las instalaciones están en una pendiente, el humo avanzó hacia abajo, hacia el área de cuneros, que fue donde se sintió en un principio la detonación. Cuando vio el humo, iba camino a un patio con otros amigos. Por eso no resultaron heridos.

El doctor Herrera dijo que el hospital no cuenta con salidas de emergencia. Hace tres años, contó, como representante del sindicato solicitó una salida de emergencia en la entrada que da al mercado. Hace 7 u ocho años, el hospital fue remodelado. Desde entonces, las paredes son simples paneles de tabla-roca, Eso pudo permitir que el fuego se expandiera o agudizara la gravedad de la explosión.

La médico laboratorista Laura Díaz dijo que ella pudo salir porque el encargado de Recursos Humanos se lo indicó cuando vieron el humo. Narró que, para entonces, habían pasado 12 o 15 minutos de que se percató del olor a gas. Díaz calculó que hubo unos 20 empleados, entre enfermeras, camilleros y recepcionistas.”

Como explotó una pipa de gas de una de las empresas gaseras más corruptas e impunes del país, Mancera Espinosa encontró la forma de justificarse, pero en otro aspecto de relevancia se encuentra que el GDF y la SEDESA erogan cuantiosos recursos públicos y publicitan a nivel nacional e internacional sus avances médicos y hospitalarios en materia de atención a pacientes quemados.

Según Ahued y Mancera, “las quemaduras representan un grave problema de salud pública, ya que además del riesgo inminente de muerte que tienen, existe una alta posibilidad de dejar secuelas estéticas, de movilidad y funcionalidad. Estos eventos súbitos ocasionan trastornos psicológicos, sociales, familiares y laborales durante un periodo indeterminado o incluso, durante toda la vida.

Con el propósito de disminuir los efectos antes mencionados, la Secretaría de Salud cuenta con servicios especializados en el manejo de esta situación apremiante, los cuales incluyen el tratamiento inicial, en estado crítico y la rehabilitación correspondiente. Estos servicios se encuentran localizados en Unidades para atención de pacientes adultos y pediátricos.”

Pero ninguno de los pacientes tratados por quemaduras con motivo de la “tragedia” de Cuajimalpa, fueron atendidos por la SEDESA ni por el GDF. Lo único cierto es que con retiro de “miles de toneladas” de escombros del Hospital de Cuajimalpa, Mancera Espinosa trata de sepultar también la red de complicidades y corrupción al interior de su gobierno y de la SEDESA.

[email protected]

 

Entrada anterior

Falso que Paulina Peña se traslade en helicóptero a universidad: Presidencia

Siguiente entrada

for fuck sake

Imagen Medica

Imagen Medica

2 comentarios

  1. Carlos
    4 Enero, 2016 en 12:05 pm — Responder

    Considero que la idea de mejorar el
    Sistema de atención en salud con el uso de las TIC’s no es mala, al contrario es realmente necesaria, el problema es no planearlo de la manera más efectiva, el sistema de atención en salud en el Distrito Federal es pésimo, esto hablando en cualquiera de sus “tres” niveles de atención, si es que realmente existen; no puedes implementar un sistema electrónico de gestión hospitalaria sin antes tener tus procesos de atención debidamente mapeados, estandarizados y sobre todo tener la capacidad resolutiva en cada una de tus unidades hospitalarias; me pregunto-¿de qué sirve un SAMIH, sin no contamos con personal médico, paramédico y de enfermería suficiente, sumado a la falta de insumos tan simples como catéteres venosos periféricos, sondas urinarias, equipos estériles para atención de partos, cesareas, cirugías incluidas las de urgencias, cubre bocas, gorros, batas y botas para quirófano, medicamentos del cuadro básico?
    Repito nuevamente, de qué sirve tener un sistema de gestión hospitalaria, con expediente clínico electrónico, equipo de cómputo moderno, si tus procesos no los tienes bien estandarizados, sin una red de datos bien diseñada en cada unidad hospitalaria?, Y sumado a esto que el sistema tenga fallas que no te permitan trabajar adecuadamente originando retrasos en atención médica tanto de consulta externa como en urgencias?
    ¿Vale la pena tener un sistema de gestión hospitalaria? Claro que vale la pena, pero se empieza por mejorar la infraestructura de cada una de tus unidades hospitalarias, para luego garantizar el suficiente recurso humano en cada una de ellas, optimizar tus procesos de atención hospitalaria y al final apoyarte en una plataforma electrónica para beneficio de tus pacientes y de tus propias unidades.

  2. anonimus
    5 Enero, 2016 en 11:19 am — Responder

    Es cierto, el sistema SAMIH en lugar de automatizar, y dar una atención mas rápida al usuario, hace que se retrase la consulta de manera significativa, tan solo antes en el área de admisión se tardaban 1 minuto en anotar los datos y ahora con el dichosos sistema se tardan 7 minutos con datos redundantes y hasta cierto punto inútiles, pasa a enfermería, y luego al medico, si antes desde que llegaba el usuario hasta que salía (en un promedio de consulta que duraba 20 minutos, en un dia no tan demandado) ahora se tardan 1hr por cada paciente, es una verdadera locura.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *